Capítulos

Nuestro sitio web utiliza cookies para proporcionar la mejor experiencia posible

Cuero

Un paso más en el abastecimiento de cuero

Desde el lanzamiento del proyecto VEJA, hemos estado trabajando en la cadena de producción de cuero y nos hemos centrado en dos formas principales de mejorarla: la trazabilidad y la transparencia química. Sabemos de dónde viene y qué hay en ella.

La piel de vacuno que utilizamos en VEJA procede de granjas en Uruguay, país conocido por su cultura ganadera y la calidad de su cuero.

Se curte en Brasil, sin utilizar productos químicos peligrosos o prohibidos.

VEJA utiliza tintes convencionales que cumplen la normativa. Se presta especial atención al uso del agua durante el proceso de curtido.

Todas las curtidurías que suministran el cuero VEJA, el cuero ChromeFree, el ante y el nubuck tienen la certificación Gold del Leather Working Group, que promueve prácticas medioambientales sostenibles.

El Leather Working Group (L.W.G.) es un grupo independiente de curtidores y fabricantes. Trabajan en prácticas sostenibles para reducir el impacto ambiental del cuero. Para asegurarnos de que el cromo no se convierta en el tóxico cromo VI, realizamos controles aleatorios durante todos los años para controlar el nivel de cromo en nuestros cueros.

1 modelo de VEJA de 2
es 100% vegano

De los 329 (SKU) modelos incluidos en la colección 2021, 156 no contiene productos animales.

Tanned leather

Porto Alegre, 2011

© Cédric Alliot

¿Qué es el curtido vegetal, exactamente?

El secado de la piel tras el tratamiento de curtido.

¿Qué es el curtido vegetal, exactamente?

© Cédric Amiot

De 2008 a 2015, el 100% del cuero de VEJA era cuero de curtido vegetal. Desde 2015, los costos prohibitivos y el nivel de calidad nos han convencido para volver atrás.

Curtiduría

Porto Alegre, 2013

© Studio VEJA

2022 Spring - Summer lookbook

© Vincent Desailly

Cuero
ChromeFree

El cuero bovino ChromeFree es suave y ligero. Procedente de granjas situadas en el sur de Brasil (Rio Grande do Sul), se somete a un innovador proceso de curtido en el que no intervienen el cromo, los metales pesados ni los ácidos peligrosos.

Al simplificar el proceso de curtido, se limita el uso de productos químicos y energía. El uso de agua se reduce en aproximadamente un 40% y el de sal en un 80%. Después del curtido, el agua es reciclable.